Lactancia materna
semana mundial de la lactancia fisioterapia y osteopatia clinica de somosaguas
lactancia materna
15435
post-template-default,single,single-post,postid-15435,single-format-standard,theme-bridge-3,bridge-core-2.2.6,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-21.3,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Lactancia materna

semana de la lactancia

Lactancia materna

Damos la bienvenida al mes de agosto y, con él, comienza la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2020 cuyo lema es: “Apoyar la lactancia materna contribuye a un planeta más saludable”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Asociación Española de Pediatría (AEP) y la gran mayoría de las asociaciones de pediatría a nivel mundial, recomiendan que la alimentación durante los 6 primeros meses de vida del bebé sea a base de leche materna exclusivamente. A partir de entonces, se aconseja seguir con lactancia materna combinada con otros alimentos hasta los 2 años, lo que se conoce como alimentación complementaria.

La leche materna es un fluido vivo. Su composición se adapta al crecimiento y necesidades del niño, incluso dentro de la misma toma (al inicio contiene mucha más agua y, al final, la leche es más grasa). Desde luego, la Naturaleza nunca deja de sorprendernos.

Protege al bebé de infecciones gastrointestinales, otitis, infecciones urinarias y de vías respiratorias y otras, sobre todo las de origen inmunitario.

TODAS LAS MAMÁS tienen suficiente leche y leche de calidad para amamantar a su bebé, aunque al inicio puede suponer un gran esfuerzo y generar infinidad de dudas. Esta etapa requiere de paciencia, mucho apoyo y, por qué no, asesoramiento. Precisamente por este motivo cada vez somos más los profesionales sanitarios (incluyendo los fisioterapeutas) los que decidimos formarnos en este precioso campo para acompañar a la mamá en este proceso.

Desde FisioFulness queremos unirnos a esta iniciativa con el fin de proteger, promover y respaldar la lactancia materna así como, tender nuestra mano a todas aquellas familias que lo necesiten.

Posición de cuna:

Podríamos decir que es la postura clásica y la más instintiva, porque es la que más veces hemos visto. Lo importante a tener en cuenta es que se debe mantener un contacto de “barriga con barriga” y, la oreja y hombro del bebé alineados; evitando así que quede completamente tumbado boca arriba y con el cuello girado.

lactancia materna
semana mundial la lactancia
lactancia materna

Posición tumbada

Es muy útil en casos de partos complicados, en los que la madre se encuentra aún muy dolorida o partos por cesárea. Es una postura realmente sencilla. La mamá se inclina un poco y coloca al bebé tumbado a su lado para que tome el pecho. Muchas mamás recurren a esta posición tumbada para las tomas nocturnas, porque el bebé se puede soltar y enganchar fácilmente al pecho estando casi dormido (y la mamá igual).

Posición vertical o “a caballito”

  • Permite que la mamá pueda estar con la espalda en ángulo recto o más inclinada como en la imagen (depende de las preferencias tanto de la mamá como del niño). Estaría recomendada en aquellos casos en los 
  • que el bebé tiene dificultad para abrir ampliamente la boca al mamar.

Por último y no menos importante, recuerda que independientemente de la posición de lactancia que elijas, el agarre correcto del bebé al pecho es clave. ¿Sabías que más del 90% de los problemas de lactancia se deben a esta causa? Por si acaso, te describimos los indicadores del correcto agarre: 

La boca del bebé debe estar bien abierta (abarcando el pezón y parte o totalidad de la areola), labios evertidos hacia fuera (como un pez, para que la lengua salga y acanale bien el pecho), el bebé debe estar bien pegadito al pecho (tranquilidad porque no se va a ahogar, respira por la nariz) manteniendo el contacto de “barriga con barriga” y su oreja y hombro alineados. Además, es necesario que la mamá se encuentre en una posición cómoda en todo momento.

Despedimos nuestro post recordándote que tu bienestar durante la lactancia es igual de importante que el de tu bebé. Por ello, procura instalarte en una superficie estable y cómoda, no dudes en utilizar cojines o taburetes si los necesitas y haz cambios posturales siempre que sea posible. Tanto antes como después de la toma, prueba a realizar suaves estiramientos del cuello (girando la cabeza hacia la derecha / izquierda, inclinaciones laterales derecha / izquierda, mirando hacia el suelo / techo) y movilizaciones de los hombros (haz círculos con ellos hacia delante y hacia atrás, elévalos como si quisieras alcanzar con ellos tus orejas)… Te ayudarán a aliviar las tensiones musculares de las tomas largas.

Rocío Pérez Morales

Fisioterapeuta Colegiada núm. 11668

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

fisiofulness utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Abrir chat