La Nueva Normalidad: cómo la fisioterapia, el coaching y la meditación pueden ayudarte con el COVID-19
15379
post-template-default,single,single-post,postid-15379,single-format-standard,theme-bridge-3,bridge-core-2.2.6,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-21.3,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

La Nueva Normalidad: cómo la fisioterapia, el coaching y la meditación pueden ayudarte con el COVID-19

La Nueva Normalidad: cómo la fisioterapia, el coaching y la meditación pueden ayudarte con el COVID-19

En la charla de la “Nueva Normalidad” del pasado 20 de julio de 2020 se abordó la importancia de la fisioterapia, del coaching y de la meditación, ante la llegada del Covid19 a nuestras vidas.

Fisioterapia

Desde el punto de vista de la fisioterapia, cabe destacar su importancia para mantener y aumentar la capacidad pulmonar y el tono muscular. Los cuales se ven significativamente afectados ante casos de COVID19. La alteración de las actividades de la vida diaria y la dificultad para retomar ciertas rutinas (conducir, trabajar, etc.), están latentes en la vida de algunas de las personas con dicho virus.

El COVID19 no solo refiere secuelas físicas, sino que también se ven asociados síntomas cognitivos (pérdida de concentración, afectación de la memoria, dificultad para la organización y finalización de tareas) y síntomas psicológicos (depresión, ansiedad, estrés post-traumático, alteración del sueño) De ahí, la importancia de que el trabajo sea multidisciplinar.

 A través de una serie de ejercicios pautados por un fisioterapeuta de confianza, se conseguirá mejorar la condición física, confianza y autonomía del paciente en sus actividades de la vida diaria.

COACHING

Desde el punto de vista del coaching y la PNL, cabe hacernos la siguiente pregunta:

 “¿Qué es para mí la Nueva Normalidad?”

Para algunos es duda; para otros incertidumbre, miedo; para otros, una oportunidad de desarrollo personal y laboral. La respuesta más habitual es miedo ante la incertidumbre que acompaña a estos tiempos difíciles.

El miedo es uno de los instintos más básicos y útiles, es una respuesta adaptativa propia del ser humano. El problema aparece cuando respondemos de forma desmedida ante una situación en la que el miedo, es en realidad, una forma de interpretación de nuestra mente de la situación, más que un hecho en sí mismo. Estos miedos, en vez de impulsarnos hacia un cambio, pueden frenarnos, o llevarnos a la huida o evitación de la situación.

Todos nosotros, por lo general, nos encontramos más cómodos ante situaciones en las que sentimos que tenemos el control o que nos resultan familiares. Cuando ocurre lo contrario, estamos ante la incertidumbre, que puede venir acompañada de síntomas como la ansiedad, bloqueando nuestra creatividad, nuestras ganas de emprendimiento laboral o personal. Pero lo que hay que recordar es que en el cambio, en la incertidumbre, se encuentra la oportunidad.

“¿Cómo puedo elegir reaccionar de forma más racional, viendo la situación presente como una oportunidad, en vez de comportarme de una manera reactiva a través del miedo?”

Lo primero es poner conciencia. Ser conscientes del lenguaje que empleamos tanto para hablarnos a nosotros mismos, como para hablar a los demás es clave, ya que nuestra mente crea nuestra realidad. 

Esto nos acercará hacia la autoconciencia, herramienta muy necesaria para saber, honestamente, cuál es la situación actual en la que nos encontramos, cuál es nuestro punto de partida. Saber de dónde parto, te llevará a determinar, más específicamente, qué necesitas para crear tu nueva normalidad y qué motivación hay detrás de este cambio. La motivación, es saber para qué quieres construir esa nueva realidad, esa nueva oportunidad, es fundamental para impulsarte en la futura toma de acciones.

Emplear la autoconciencia como una herramienta en nuestro día a día nos va a permitir, entre otras cosas, saber qué nos quiere decir el miedo. Nos permitirá descubrir si ese miedo es, por ejemplo: 

  • un miedo a quedarnos solo (peligro de muerte)
  • un miedo a quedarnos sin pareja (cuidar solos la familia)
  •  un miedo a hablar en público (miedo a exponerse) 
  • un miedo a quedarnos sin trabajo (no poder alimentarnos o cubrir nuestras necesidades básicas). 

Una vez que ya sabemos que nos quiere decir esta emoción, y que sabemos cuál es nuestro punto de partida actualmente, podemos realizar un plan de acción hacia nuestro objetivo, hacia nuestra deseada nueva normalidad. 

Abrazar la incertidumbre que acompaña a la nueva normalidad, nos trae la oportunidad de; reinventarnos, renacer, crear nuestra realidad. Solo tienes que cultivar, fuertemente, esta disposición mental desde la presencia y la conciencia, para evitar caer en el piloto automático de nuestra mente hacia la rumiación mental del pasado y del futuro, alejándonos construir nuestro presente, nuestra oportunidad.

EJERCICIO DE COACHING-PNL:

  • ¿Cuál es tu punto de partida, a día de hoy?
  • ¿Cuál es tu situación actual? 
  • ¿Qué personas están en esta situación?
  • ¿Cuáles son las emociones que sientes en este momento, al pensar en tu situación actual? 
  • ¿En qué parte de tu cuerpo las estás sintiendo?
  • Obsérvate y empatiza con lo que ves, con tus respuestas.
  • Desde este punto de partida, ¿qué necesitarías para conseguir esta nueva realidad deseada? Recuerda ser realista en tus respuestas, y que tu objetivo dependa de ti, de tus acciones, exclusivamente. 
  • ¿Cuándo te gustaría conseguir esta nueva realidad? Define un día, un mes y un año. Cuanto más específico y detallado sea tu objetivo, más fácil lo tendrá tu cerebro para conseguirlo, para focalizar sus acciones hacia la consecución del mismo.
  • Visualización: visualiza cómo sería tu nueva realidad ya conseguida, teniendo en cuenta todos los detalles: 
  • ¿dónde estarías?
  • ¿con quién estarías?
  • ¿qué verías?
  • ¿qué sentirías? ¿en qué zona de tu cuerpo lo sentirías? 
  • ¿qué olerías? 
  • ¿qué oirías? 

Disfruta de esta experiencia y recrea esta visualización antes de acostar y/o cuando te despiertes por la mañana. 

Recuerda ocuparte en crear tus propios planes de acción para conseguir todas tus metas antes que preocuparte sobre ellos, ¡FELIZ NUEVA NORMALIDAD!

LA MEDITACIÓN

Lo que la meditación nos puede aportar ante esta nueva normalidad es variado y muy enriquecedor: calma mental, perspectiva, objetividad, relativización (todo es transitorio, impermanente), presencia, consciencia, etc. También nos aporta amor: el amor compasivo, el amor altruista, el amor con ausencia de juicio…el amor en sí mismo. 

Vivir la vida desde el miedo, nos produce la desconexión de nosotros mismos, de las personas que nos rodean. Estamos tan preocupados de lo que nos puede pasar y de como evitar vivir ciertas experiencias, que olvidamos invertir el tiempo en lo que realmente disfrutamos, deseamos, en lo que nos llena, en lo que nos hace sentir plenos. Lo que nos hace vivir desde el hacer (nos llenamos de actividades para evitar escucharnos) o el tener (“tanto tienes, tanto vales”) antes que desde el ser.

Reconectar con nuestra esencia, nos permite sentir, soñar, crear, pensar, accionar, vivir desde nuestro verdadero yo; nos permite llenarnos de amor a nosotros mismos, y en consecuencia, inundar de amor a las personas que nos rodean. Vivir desde el ser nos hace más humanos, salvando la distancia física que pueda existir hacia nuestros seres queridos debido a los tiempos de pandemia. 

El amor, pero el amor de verdad, el profundo, el que surge desde nuestro interior, desde nuestro corazón, sí ese. Ese, no entiende de distancia ni de tiempo, ese es capaz de llegar a la persona a la que se lo estamos mandando independientemente de donde se encuentre. Ese amor es capaz de sanarnos a nosotros mismos y de sanar a los demás. 

Todo ello se logra a través de la creación en nuestra mente y de la poderosa emoción que acompaña al pensamiento, traduciéndose en multitud de maravillosas y valiosas acciones. Todas ellas enfocadas a la autoayuda y a la de los demás seres. 

El amor como herramienta, es hoy en día, es el mejor antídoto para vivir de la mejor forma posible los tiempos de incertidumbre, los tiempos de deshumanización, los tiempos de lucha, los tiempos de cambio. Es lo que nos va a hacer mantener el equilibrio de las tres dimensiones propias del ser humano: cuerpo, mente y alma, las cuales siempre van unidas, aunque no siempre las nombremos o seamos conscientes de su existencia. Ahí se encuentra la verdadera y profunda sanación. Esto es el amor sabio, creativo y compasivo.

Una manera muy efectiva de cultivar y desarrollar el amor en nuestra mente, hasta incorporarlo a nuestra día es a través de la meditación Metta. 

Alicia Luna Col. M- 5012

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

fisiofulness utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Abrir chat