¿CÓMO ME PUEDE AYUDAR LA MEDITACIÓN A MEJORAR MI RELACIÓN CON EL DOLOR?
Te explicamos como gestionar el dolor con la meditación para san de una manera mejor
FISIOTERAPIA / OSTEOPATIA
5
post-template-default,single,single-post,postid-5,single-format-standard,theme-bridge-3,bridge-core-2.2.6,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-21.3,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

¿CÓMO ME PUEDE AYUDAR LA MEDITACIÓN A MEJORAR MI RELACIÓN CON EL DOLOR?

¿CÓMO ME PUEDE AYUDAR LA MEDITACIÓN A MEJORAR MI RELACIÓN CON EL DOLOR?

La meditación es una actividad en la que una parte de la mente observa y analiza el resto con el objetivo último de despertar un nivel muy sutil de consciencia.

Es decir; la meditación es una actividad de consciencia mental cuyo propósito es transformar la mente y hacerla más positiva, disminuyendo el impacto del dolor. Esto puede ayudarte profundamente durante un proceso de rehabilitación. También cuando estás recuperándote de una enfermedad; cuando ésta se alarga, existe una mayor tendencia a la impaciencia, tristeza, desesperación, sufrimiento, etc.
✅ Diversos estudios publicados en los últimos años muestran la eficacia y los efectos positivos de la meditación para apaciguar el dolor crónico y agudo.
✅ La meditación ayuda a activar el sistema inmune, el mecanismo autocurativo del cuerpo humano. Disminuye el estrés, el miedo, la depresión, el dolor crónico y agudo, mejora la calidad del sueño, mejora la concentración, etc.
✅ Una vez hemos desarrollado una rutina meditativa es una herramienta a la que podemos acceder en cualquier momento, y su uso es totalmente gratuito. El enfoque positivo de la mente es algo que todas las personas tenemos de forma natural; la meditación nos ayuda a reconectar con él.
¿CÓMO FUNCIONA?
El dolor tiene la finalidad de protegernos; con la meditación como herramienta en la gestión del dolor te resultará más fácil conocer el mensaje que el cuerpo quiere transmitirte, para darle lo que necesita en ese momento.
Durante la meditación puedes observar tus pensamientos, sensaciones y emociones asociadas al dolor. La observación se realiza en ausencia de juicio hacia ti y hacia lo que observas, acompañándolo de curiosidad, atención y plena y autocompasión. Todo ello te ayuda a conseguir una aceptación del dolor, cambiando la relación con él y con la situación a la que está asociado.
¿CÓMO SE PRACTICA?
Cualquier tipo de meditación puede ayudarte a mejorar tu relación con el dolor: mindfulness (también llamado atención plena), meditación estabilizadora, meditación analítica. La práctica puede durar de 10 a 45 minutos por sesión; puedes hacer una o varias sesiones cada día, y es recomendable que lo hagas a diario. Algunas personas ven los resultados de forma inmediata, otras tardan unas semanas. De una forma y otra, con la práctica habitual verás los resultados en tu día a día de una forma más obvia a partir de los dos o tres meses de su práctica.
➡️ Un método rápido para aliviar la tensión y la incomodidad física antes o durante la meditación es:
– Recorre el cuerpo con tu atención, concéntrate en cada parte brevemente y deja que se relaje conscientemente.
Imagina simplemente que la tensión se desvanece.
– Inspira profunda y lentamente, imaginando que la tensión o el dolor abandonan tu cuerpo con cada espiración.
¿Tienes experiencia en la práctica de la meditación? ¿Estás en un proceso de rehabilitación y crees que podría ayudarte? Si te apetece, cuéntame en los comentarios.
Alicia Luna
Colegiada 5012

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

fisiofulness utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Abrir chat