COMO LA ALIMENTación te ayuda a recuperarte mejor de una lesión.
15451
post-template-default,single,single-post,postid-15451,single-format-standard,theme-bridge-3,bridge-core-2.2.6,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-21.3,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

COMO LA ALIMENTación te ayuda a recuperarte mejor de una lesión.

COMO LA ALIMENTación te ayuda a recuperarte mejor de una lesión.

NUTRE TU VIDA LLENÁNDOLA DE COLORES.

El ritmo del verano cambia nuestros horarios, rutinas y también los hábitos alimenticios (solemos comer más veces fuera de casa o picamos más entre horas). Es precisamente por este motivo que os traemos el post de hoy, porque el cuerpo vive de los NUTRIENTES que le damos cada día.

En esta época del año la Naturaleza nos brinda un amplio abanico de frutas y verduras ricas en vitaminas, minerales, agua, fibra y, sobre todo, llenas de sabor y color.

¡CUENTA COLORES Y NO CALORÍAS! 

Un plato lleno de color podríamos decir que es sinónimo de salud. Ninguno es mejor o más importante que otro; en la variedad y equilibrio de todos ellos es donde nuestro cuerpo encuentra el beneficio.

¿Sabías que cada color tiene unas propiedades características? 

Alimentos de color rojo:

Rábano, remolacha, sandía, tomate, cebolla roja, frambuesas, pimiento rojo, cerezas… Son de gran ayuda para la prevención de enfermedades cardíacas, pulmonares, cáncer y pérdida de memoria. En ellos abundan las vitaminas A y C, antioxidantes, selenio y potasio.

Alimentos de color naranja y amarillo:

Zanahoria, melocotón, melón, paraguayas, albaricoques, nectarinas… Grandes potenciadores de los sistemas inmune y cardiovascular. Contribuyen al mantenimiento saludable de los ojos y piel. Algunos de sus nutrientes son betacarotenos, potasio, fibra, vitaminas A y C.

Alimentos de color verde:

Pepino, lechuga, rúcula, judías verdes, acelgas, apio…  Todos son ricos en fibra, antioxidantes, calcio, hierro, ácido fólico y vitaminas A y C. Nutren el sistema nervioso (cerebro), previenen la formación de coágulos, facilitan la digestión y tienen propiedades anticancerígenas. Además, disminuyen la depresión y ansiedad.

Alimentos de color azul o morado:

Arándanos, moras, berenjenas, ciruelas, zarzamoras, higos… Fuente importante de vitamina C, antocianina y antioxidantes que retrasan el envejecimiento celular, previenen ciertos tipos de cáncer, cuidan el corazón (impidiendo la formación de coágulos) y el sistema urinario frente a infecciones.

Alimentos de color blanco o marrón:

Cebolla blanca, coco, pera, ajo, puerro, patata, nectarina blanca… Estos alimentos tienen propiedades antivirales, antibacterianas y antitumorales. Aportan fibras fundamentales, potencian el sistema inmune y previenen enfermedades cardíacas (regulan los niveles de colesterol y tensión arterial). Son ricas en vitamina C, potasio, selenio, fibra, niacina y antioxidantes.

.

Aplicado a la fisioterapia, un cuerpo alimentado con comida de origen natural es imposible que funcione igual que otro alimentado a base de comida refinada, ultraprocesada y con ingredientes artificiales. Hablamos del metabolismo celular, la facilidad en la recuperación de lesiones y curación de los tejidos, calidad del sueño, estado de ánimo, vitalidad y energía para afrontar el día a día, regularidad del tránsito intestinal y ciclo menstrual, fertilidad… Y un sinfín de ejemplos más.

Todo lo que comes y la calidad de los alimentos que comes, influyen directamente en el correcto funcionamiento de tu cuerpo.

Llegados a este punto, espero haberte hecho llegar el mensaje de que cuidar la alimentación no es por peso, ¡es una cuestión de SALUD! Que es precisamente lo más valioso que tenemos.

Así que recuerda: ¡Cómete el arcoíris este verano!

Rocío Pérez Morales

Fisioterapeuta

Colegiada núm. 11668

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

fisiofulness utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Abrir chat